Un cambio de pensamiento para la agricultura: el caso del SICA

Por canwefeedtheworld

P1230574

Quizás el mayor cambio de mentalidad en la historia humana era la creencia en una visión ptolemaica o geocéntrica del universo (la Tierra en el centro orbital de todos los cuerpos celestes) a un Copérnico o visión heliocéntrica (el Sol en el centro).

Hoy el mundo se enfrenta a muchas amenazas no menos importantes, la necesidad de alimentar a una población con limitaciones graves de recursos. La producción mundial de alimentos per cápita alcanzó su punto máximo en 1984, y si vamos a lograr la seguridad alimentaria mundial que se requiere, de acuerdo con Norman Uphoff, politólogo de la Universidad de Cornell y principal del grupo SRI-Rice, entonces necesitamos un cambio de paradigma similar
Al presentar su caso para el uso y adopción del SICA en el Instituto Internacional para el Ambiente y el Desarrollo el 04 de julio, Uphoff explicó la necesidad imperiosa de un cambio de mentalidad en la agricultura: a partir de una visión egocéntrica, la colocación de los seres humanos, los productores de alimentos y manipuladores de la naturaleza, a la visión heliocéntrica, por el cual los seres humanos pueden capitalizar el poder y los recursos de los sistemas naturales, mientras que la aceptación de su papel está dentro del sistema y no fuera de él.

Muy a menudo vemos a los sistemas de producción de alimentos como sistemas cerrados, por lo que las entradas y salidas son medibles, con modelos lineales y proporcionales pero al hacerlo descuidamos la biología de estos sistemas. No podemos entender la gran cantidad de relaciones ecológicas que se combinan para crear la comida en el plato.

Durante décadas, la Revolución Verde ha permitido la producción de alimentos para mantener el ritmo de crecimiento de la población, basado en dos pilares:

1) La mejora de los potenciales genéticos de los genotipos de cultivos y animales, y

2) Una mayor aplicación de insumos externos.

Pero hoy estamos viendo rendimientos decrecientes a esta forma de agricultura. En China, donde la aplicación de 1 kg de fertilizante de nitrógeno a los cultivos daría lugar a un aumento en los rendimientos de 20 kg de arroz que ahora estamos viendo un aumento de sólo 1 a 5 kg. A pesar de ello y de no mantener el impulso de la productividad del pasado, Uphoff explica que muchos agrónomos siguen discutiendo que con los métodos de cultivo actuales, el resultado en productividad de los fertilizantes  sólo se redujeron ligeramente actualmente. Él cree que es necesario un mayor enfoque en las ciencias ecológicas. En particular, la contribución de las raíces de las plantas y la biota del suelo para la salud de los cultivos, y la investigación sobre cómo obtener fenotipos más productivos de los genotipos existentes a través de hacer cambios beneficiosos en ambientes de cultivo. Y el SICA hace precisamente eso. Lo que ha demostrado ser un método bastante controversial de cultivo de arroz y otros cultivos, y aparentemente rechazada por muchas instituciones de investigación, ha dado resultados impresionantes.

Originario de Madagascar, SICA representa “un enfoque climático inteligente, la metodología agroecológica para aumentar la productividad de arroz cambiando el manejo de las plantas, el suelo, el agua y los nutrientes “Más recientemente se ha aplicado a otros cultivos como el trigo, la caña de azúcar, el mijo llamándolo  el Sistema de Intensificación de Cultivos.

El SICA se basa en cuatro principios fundamentales que permiten a los agricultores adaptar la metodología a su propio entorno:
◾, establecimiento rápido de las plantas saludables en estados  tempranos, trasplantar las plántulas de entre 8 y 12 días de edad;
◾ reducir densidad de plantas, una planta por sitio de siembra en un patrón cuadrado 25x25cm;
◾ Mejorar de las condiciones del suelo a través del enriquecimiento con materia orgánica, la escarda y la aireación del suelo;

◾ reducción  y la aplicación de agua mediante riego intermitente controlada.

El uso de estos principios del SICAI ha producido un aumento significativo en los rendimientos de los cultivos, las reducciones en el consumo de agua, producción de alimentos más resistentes y aumentos a los ingresos familiares. En general, los beneficios de SICA han incluido aumentos de rendimiento de 50% a 100% o más, una reducción del 90% en la semilla requerida, y el ahorro de agua de hasta el 50%. Los resultados se ven en 52 países de todo el mundo. Incluso bajo condiciones de estrés SICA puede superar arroz cultivado convencionalmente: en Bihar en 2010 durante la producción de arroz de secano con SICA se obtuvo 3.22t/ha en comparación con 1.66t/ha del método convencional. Estos beneficios están siendo vistos usando los mismos genotipos sin necesidad de alejarse de las variedades tradicionales y con poca o ninguna necesidad de productos químicos, tales como plaguicidas y fertilizantes sintéticos.

SICA también tiene beneficios ambientales, reduciendo la necesidad de expansión de la tierra, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y la contaminación por agroquímicos. La clave de su éxito se cree que se encuentran en su obtención de sistemas de raíces más grandes y de la biota del suelo, que apoyan la raíz y sistemas de lanzamiento.

SICA es un ejemplo de la intensificación sostenible, de producir más con menos. No se trata de una intensificación en el sentido clásico de una mayor utilización de insumos, sino de conocimientos, habilidades y gestión. Y debido a que es el conocimiento, INTENSIVO no funciona en todas partes. Los agricultores deben tener acceso al agua que puede ser fácilmente controlada y adoptando SICA la mano de obra puede ser intensiva como al deshierbar a mano, aunque con el paso del tiempo la presión de malezas se reduce ya que los suelos se vuelven más saludables (como también es el caso de la agricultura de conservación).

Pero SICA no es totalmente conocido. ¿Por qué estos métodos en algunos casos dan lugar a esos aumentos significativos en el rendimiento? Uphoff cree que las cosas están sucediendo en la zona de las raíces y todavía no lo entendemos completamente. Por ejemplo en un estudio realizado por Andriankaja en 2002 se encontró que el uso de Azospirillum (una bacteria fijadora de nitrógeno de vida libre)  puede reducir significativamente los fertilizantes NPK, otro estudio realizado por Feng Chi et al en 2005 y más recientemente en 2010 pone de manifiesto la capacidad de los organismos del suelo para migrar a través de la planta y el impacto de cómo se expresa el genotipo de la planta. Todas estas y otras preguntas requieren más investigación.
Sin embargo, esta investigación no está ocurriendo en escalas geográficas o de tiempo para tener un impacto significativo y el SICA no es apoyado por el CGIAR, la mayor agrupación de instituciones de investigación agrícola en el mundo. De hecho, en la comunidad académica el SICA parece no tenerse en cuenta. Pero ¿por qué?

Uphoff cree que el SICA ha sido pasado por alto por varias razones. Inercia seria una. ¿Hemos invertido en un modelo y estamos poco dispuestos a cambiar? ¿O podría ser porque SICA es tan diferente? Nos obliga a pensar fuera de la caja por así decirlo. Se trata de una ruptura de la norma. Uphoff reconoce a sí mismo que le llevó tres años de ver el SICA en la práctica para que él mismo lo aceptara. Mucho más tiempo puede pasar para que las grandes empresas lo hagan (por ejemplo, semillas, fabricantes de fertilizantes y fabricantes de tractores) tienen poco que ganar SICA? Como explica Uphoff SICA no esta de por sí en contra del uso de insumos o de hacer mejoras genéticas a las variedades de cultivos, sino a través del SICA podemos hacer aumentos importantes en la producción de cultivos en este momento, ya con un bajo costo y con beneficios adicionales para el medio ambiente.

Muchos han descartado el SICA como demasiado bueno para ser verdad.No aceptan a Uphoff tal vez porque él es un experto en ciencias políticas en lugar de un ingeniero agrónomo. Cualquiera que sea la razón, Uphoff cree en investigación y la investigación en SICA, junto con la desindustrialización y re-biologización de la agricultura, que está justificada y desde hace mucho tiempo.

Traducido de http://canwefeedtheworld.wordpress.com/2013/07/05/a-paradigm-shift-for-agriculture-the-case-for-sri/